Propiedades del roble, el rey de la naturaleza

El roble es un árbol majestuoso en cualquier bosque que se precie. Admiramos su porte y belleza, además de ser el hogar de multitud de especies animales. Pero, no solo nos aporta esto, sino que el roble también cuenta con propiedades medicinales astringentes gracias a los taninos.

Características naturales de los robles

El roble es un árbol perteneciente al género Quercus, el cual comparte con las encinas y las hayas. Entre sus similitudes principales, se halla la producción de bellotas, dentro de las cuales solo hay una semilla. El mismo árbol crea flores masculinas y femeninas para reproducirse.

Según el Dioscórides renovado de Pío Font Quer, los árboles de este género que viven en territorio mediterráneo con un clima suave en invierno y muy seco en verano conservan sus hojas todo el año. Los que viven al norte en cambio, conservan las hojas desde la primavera hasta el otoño.

¿Qué especies entran dentro del género Quercus? 

El roble es un árbol típico de la mediterránea que puede utilizarse con fines medicinales.

El género Quercus incluye más de 600 especies diferentes. Entre las más conocidas y abundantes en la península hallamos:

  • Carvallo (Quercus robur): el carvallo o roble albar puede encontrarse desde los Urales y el Cáucaso hasta las zonas lluviosas del norte en la península. Puede llegar hasta a los 45 metros de altura.
  • Encina (Quercus ilex): se encuentra en los lugares de clima seco hasta cerca de los 2000 metros de altura en Sierra Nevada. Puede llegar hasta los 20 metros de altura. Las propiedades medicinales son parecidas a las del roble.
  • Alcornoque (Quercus suber): ocupa extensiones grandes de la vertiente atlántica peninsular y también en el noroeste de Cataluña. Necesita inviernos menos fríos y veranos un poco menos secos que la encina. De su corteza se extrae el corcho. Puede llegar hasta los 15 metros de altura. Está verde todo el año
  • Coscoja (Quercus coccifera): abunda en las tierras más secas de la península ibérica. Crece mucho menos que sus compañeros, la encina y el alcornoque, cosa que le confiere la categoría de arbusto.

Componentes químicos del roble (Quercus robur)

La corteza de roble es la parte de la planta que se utiliza para fines medicinales. Tiene una gran cantidad de taninos condensados llamados proantocianidinas e hidrolizables llamados elagitaninos y galotaninos. Entre estos último grupo de taninos hidrolizables, hay la castalagina, la vescalgina, la roburina E y la grandinina. Otros componentes de la especie son las resinas, pectinas, la floroglucina, el sitosterol y los flavonoides.

Propiedades medicinales del roble

La corteza del roble es rica en taninos, astringentes y antibacterianos.

Los taninos son una sustancia muy astringente y antiinflamatoria. Las mismas características astringentes dotan a la corteza de roble de propiedades antibacterianas, antivirales y antioxidantes y hemostáticas, es decir que detienen el sangrado.

Aquellas patologías que verán mejorados sus síntomas con el uso de la corteza del roble son:

  • Hemorroides
  • Diarrea
  • Gastritis, ya que actúa sobre la mucosa intestinal inflamada.
  • Sangrado de encías
  • Llagas
  • Sabañones

Para utilizar la corteza de roble en estos menesteres, es preciso preparar una decocción en agua de la corteza seca triturada o pulverizada durante unos quince minutos. 

La EMA recomienda que para la diarrea leve se preparen 3 g en 250 ml de agua y se tome tres veces al día. El tratamiento en este caso debe durar solo tres días. Si las molestias persisten se derivará al paciente al médico.

En el caso de llagas y gingivitis, se preparará una decocción de veinte gramos por litro y se aplicará en forma de lavados o colutorio.

Finalmente, para abordar las hemorroides, se realizará una decocción de cinco gramos por litro y se realizarán baños de 20 minutos de duración. La cura durará una semana.

Si se están tomando otros medicamentos, deben espaciarse ambas tomas al menos una hora antes o después, ya que el roble podría reducir la absorción del fármaco.

Usos tradicionales de las bellotas del roble

El consumo de bellotas está más enfocado en la alimentación animal que en los usos medicinales.

Las bellotas también se han aprovechado a lo largo de la historia, pero su uso estaba más enfocado en el consumo alimentario humano y animal. Es muy común que los cerdos se alimenten de los frutos del roble u otros del mismo género quercus. 

En las personas, la bellota se ha aprovechado para hacer harina y pan, aunque también se podía comer entera, como las castañas. Se apreciaba más la bellota de la encina y la haya que la de roble porque estas últimas son ásperas, astringentes y amargas por su contenido en taninos.

Algunas contraindicaciones de la aplicación del roble

Está contraindicado el uso externo de los preparados de roble sobre heridas abiertas, infección de piel y mucosas o infecciones. La Comisión Europea añade a eso el eccema húmedo, insuficiencia cardíaca de grados III y IV y enfermedades infecciosas y febriles.

Bibliografía

Fitoterapia.net

Quer, P. F. (2023). Plantas medicinales. Peninsula.

Editorial. (2022, 24 enero). Propiedades medicinales del… Botanical-online. https://www.botanical-online.com/plantas-medicinales/roble-propiedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio