Tratamiento para la dispepsia funcional con fitoterapia

La fitoterapia puede ser un tratamiento muy útil para mejorar la calidad de vida del paciente con dispepsia, un trastorno muy común que afecta al aparato digestivo. Sus síntomas pueden aparecer tanto a causa de alguna enfermedad como por hábitos poco saludables o estrés. En especial, durante las fiestas navideñas, una época del año en la que la alimentación acostumbra a ser más copiosa y pesada. 

Clasificación de la dispepsia: causas orgánicas vs. causas funcionales

La dispepsia afecta al aparato digestivo, y se define como una molestia en el epigastrio que puede ser contínua o recurrente. Puede provenir tanto por una enfermedad (dispepsia orgánica) como por un problema del que todavía se desconoce el origen (dispepsia funcional).

Las enfermedades o molestias que pueden esconderse tras una dispepsia orgánica son:

  • Úlcera duodenal.
  • Parásitos intestinales como la Helicobacter pylori.
  • Toma de medicamentos como el ibuprofeno y la aspirina.
  • Diabetes mellitus que curse con gastroparesia y/o dismotibilidad gástrica.
  • Celiaquía.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Cáncer gástrico o de esófago, páncreas e hígado.
  • Hipotiroidismo.

El médico realizará sobre el paciente las pruebas oportunas para descartar patologías y elaborar un diagnóstico. Si los resultados confirman que no hay ningún daño orgánico ni enfermedad, hablamos de dispepsia funcional. Esta última presenta orígenes inespecíficos que los expertos relacionan con:

  • Trastornos de la motilidad intestinal como el vaciamiento gástrico enlentecido, disritmias gástricas etc.
  • Hipersensibilidad gástrica.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Fumar.
  • Trastornos de ansiedad, estrés o depresión.
  •  Ingesta de alimentos grasientos y/o picantes.

Síntomas que afectan a la calidad de vida

Los malestares que acompañan a este trastorno son muy comunes y pueden prolongarse durante mucho tiempo, tanto de forma continua como intermitente. El más común es el dolor y el ardor epigástrico, la hinchazón después de comer y la sensación de saciedad precoz ingiriendo una ración no abundante. Todo ello acompañado muchas veces por náuseas y eructos.

Así como la dispepsia orgánica se abordará a partir de su origen exacto, con la dispepsia funcional se hará a partir de los síntomas, debido a que no se hallan enfermedades ni anomalías.

Tratamiento fitoterápico para la dispepsia funcional

La medicina alopática recurre en la mayoría de ocasiones a medicamentos como los bloqueadores H2, los inhibidores de la bomba de protones, los procinéticos, los antidepresivos tricíclicos y la mirtazapina como tratamiento para la dispepsia funcional. No obstante, es posible enfocar el tratamiento con preparados a base de plantas medicinales avaladas por sus efectos terapéuticos sobre el sistema digestivo. Cuál utilizar dependerá de los síntomas que padezca la persona.

Especies de plantas para favorecer una buena digestión

Las plantas digestivas ayudan al organismo a transformar los alimentos en sustancias más simples para absorber los nutrientes necesarios para vivir. Dentro de las plantas que favorecen la digestión, se hallan dos grandes grupos:

  • Plantas con enzimas proteolíticas, como la piña o la papaya. Consumirlas ayuda a digerir las proteínas y reducir la inflamación y el dolor.
  • Plantas ricas en esencias que estimulan el peristaltismo y las secreciones digestivas, como la menta y las manzanillas.

Menta piperita (Mentha x piperita L)

Menta piperita

Una planta muy popular nativa europea que se ha aclimatado muy bien en la zona septentrional de Estados Unidos. La hoja de menta piperita contiene compuestos polifenólicos (19 al 23%), la mayoría de los cuáles son el ácido rosmarínico y flavonides. Su aceite esencial está formado a base de mentol de un 30 al 55%, monoterpenos como el limoneno, cineol, pulegona y carvona y sesquiterpenos. En infusión, se ingiere cerca del 75% de los componentes fenólicos de la droga vegetal y una parte muy pequeña del aceite esencial.

Estudios en animales han constatado las propiedades espasmolíticas de la menta piperita. El extracto acuoso y etanólico de la hoja, los flavonoides aislados, el aceite esencial y el mentol relajan la musculatura lisa dependiendo de la dosis. El extracto etanólico de las hojas tiene acción antiulcerosa, ya que reduce la secreción ácida y protege la mucosa. Otros estudios en animales han constatado que el extracto acuoso en hojas protege el hígado. En cuanto a la digestión, se ha visto en animales que el extracto de menta piperita aumenta la digestibilidad de los nutrientes. Esto es posible porque reduce la producción de compuestos volátiles azufrados y de amoniaco sin que afecte a la producción de ácidos grasos de cadena corta.

  • Posología: La Agencia Europea del Medicamento (EMA) establece que la dosis de infusión recomendada para adultos y ancianos es de 4,5 a 9 g al día con hojas desecadas dividida en tres tomas. Si se prefiere, se puede optar por una tintura (1:5 en etanol al 45% o al 70% v/v), la dosis de la cual será de 6 a 9 ml en tres tomas. Los niños de 4 a 12 años solo pueden tomar infusión. De cuatro a diez años de entre 3 y 5 g al día. Adolescentes, de 3 a 6. Siempre, igual que los adultos, en tres tomas. El aceite esencial, se administra en cápsulas con cubierta entérica. Para niños de ocho a doce años hasta 0,2 ml. Adultos y ancianos, de 0,2 a 0,4 ml. hasta tres veces al día.

Comentar también que un estudio en el Hospital Baqiyatallah de Teherán, Irán, ha demostrado que la menta poleo (Mentha pulegium) es eficaz para tratar los síntomas totales de dispepsia, el dolor estomacal, la hinchazón abdominal y los eructos.

Manzanillas

Manzanilla dulce

El nombre de «manzanilla» se aplica para las plantas de la familia Asteraceae. La Real Farmacopea Española recoge dos especies: la manzanilla común, dulce o alemana (Matricaria recutita L. o Chamomila recutita), y la camomila romana, también llamada manzanilla romana o amarga (Chamaemelum nobile o Anthemis nobilis L.).

La droga de la manzanilla común se encuentra en los capítulos florales. Contiene aceite esencial de color azul y sus principales componentes son los sesquiterpenos y azulenos. También cuenta con compuestos fenólicos, flavonoides y cumarinas. Tiene acción antiinflamatoria, gastroprotectora y espasmolítica en el aparato digestivo. Además, posee acción antioxidante, hipocolesterolemiante, antiagregante plaquetaria y anticancerígena de tumores cutáneos. El aceite esencial es antibacteriano, antifúngico, antiviral, eupéptico y carminativo.

  • Posología: La EMA indica para trastornos gastrointestinales de 1,5 a 4 g de droga en infusión en 150 ml de agua de tres a cuatro veces al día. En niños de 6 a 12 años  de 1,5 a 3 g de droga de 2 a 4 veces al día.

La manzanilla romana cuenta con lactonas sesquiterpénicas, ácidos fenólicos, cumarinas, flavonoides, beta-amirina y esteroles. Tiene propiedades digestivas, carminativas, antiespasmódicas, antiinflamatorias y, en diversos animales, relaja la musculatura lisa intestinal. Otros estudios in vitro han demostrado que, como la manzanilla común, es antibacteriana, antifúngica y antiviral, así como sus propiedades antioxidantes, cicatrizantes y antiagregante plaquetaria.

  • Posología: Para los adultos y adolescentes, de 1 a 4 g de droga en 100 a 150 ml de agua tres veces al día entre las comidas. No se recomienda su administración a niños menores de 12 años.

Plantas carminativas

La acumulación de gases en el colón es una alteración leve pero molesta, que puede producir hinchazón y dolor. Su aparición se debe en mayor medida por el tipo de alimentación, además de las características fisiológicas y fisiopatológicas de la persona. Las plantas medicinales más utilizadas para tratarlo son aquellas que su fruto contiene aceite esencial rico en anetol. Es muy importante vigilar la dosis porque en grandes cantidades puede ser neurotóxico. Para el uso de este tipo de plantas en embarazadas y lactantes, es imprescindible consultar al médico.

Anís estrellado (Illicium verum)

Es originario de China y del norte de Vietnam. La droga vegetal se halla en los frutos desecados. Estos son ricos en aceite esencial, el componente del cual es trans-anetol (80%), estragol y, en menor medida, terpenos, compuestos fenólicos y sesquiterpenos. Tradicionalmente, el anís estrellado se usaba por sus propiedades carminativas y antiespasmolíticas, pero estudios en animales han demostrado que el anís estrellado provoca la contractilidad intestinal. Otros estudios demuestran su actividad antiséptica, ya que el anetol ha demostrado propiedades antifúngicas y antibacterianas.

  • Posología: La Comisión Europea del Ministerio de Sanidad alemán establece tomar de 1 a 3 g al día repartidos en varias tomas. El aceite esencial, de 0,1 a 0,3.

Hinojo (Foeniculum sp., familia Apiaceae)

En fitoterapia, se utilizan los frutos de distintas especies del género Foeniculum. Los frutos del hinojo contienen una gran cantidad de aceite esencial rico en anetol (la dosis exacta varía dependiendo del tipo), (+) -fenchona y estragol. También cuenta con compuestos fenólicos, fitosferoles, entre otros. Ensayos farmacológicos avalan su acción eupéptica, carminativa y antiespasmódica. A baja dosis, estimula la motilidad intestinal y, en alta dosis, sirve como espasmolítico. Por su parte, el aceite esencial posee propiedades antifúngicas y antimicrobianas.

  • Posología: La EMA recomienda tomar de 4,5 a 7,5 g al día en infusión (250 ml) del fruto recién pulverizado repartidos en tres tomas, pero concretamente para la variedad del hinojo dulce, de 400 mg a 2 g al día. La ESCOP aconseja para los niños de 4 a 10 años, de 3 a 5 g en infusión repartidos en tres tomas diarias.

Protectores estomacales 

Aunque en la dispepsia funcional no se perciban anomalías o dolencias, siempre será beneficioso proteger las mucosas de posibles modificaciones relacionadas con las secreciones gástricas. De este modo se evita la irritación de los tejidos y una posible formación de úlceras o gastritis.

Regaliz (Glycyrrizha glabra L.)

El regaliz proviene del suroeste de Asia y de la región mediterránea. Sus principios activos se dividen en los grupos: saponósidos triperpénicos de un 2 a un 15% y flavonoides. También cuenta con almidón, cumarinas, esteroles y una pequeña proporción de aceite esencial. Actúa como cicatrizante de úlceras gástricas, antiespasmódico, antioxidante, captador de radicales libres y antiinflamatorio. Los saponósidos reducen las secreciones gástricas y aumentan la secreción mucosa. Además, si le añadimos su actividad antibacteriana observamos su eficacia sobre H. pylori. Así lo han demostrado distintos estudios. Otros ensayos clínicos han demostrado que las propiedades antiulcerosas pueden aplicarse a otras mucosas, como la oral, para tratar las aftas recurrentes. Deben abstenerse de utilizarla personas con hipertensión o problemas en el corazón, cirrosis hepática o insuficiencia renal y personas que tomen diuréticos o medicamentos cardiotónicos.

  • Posología: Los tratamientos no deben ser más largos de cuatro semanas para los problemas digestivos. Según la EMA, la dosis es de 1,5 a 2 g en 150 ml de agua de dos a cuatro veces al día después de las comidas.

Cardamomo (Elettaria cardamomum)

Para los preparados fitoterápicos, se utiliza el fruto pulverizado. El almidón es su compuesto mayoritario del 20 al 40%. Cuenta con ácidos grasos, polifenoles, saponinas, fitosteroles y alcaloides. El aceite esencial incorpora compuestos monoterpénicos y sesquiterpénicos. Los frutos protegen y mejoran las funciones del sistema digestivo según se ha visto en estudios sobre animales. Otros han demostrado su capacidad para incrementar la secreción gástrica. También tiene una actividad hipotensora y antioxidante.

  • Posología: La Comisión Europea recomienda tomar 1,5 g al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio