Beneficios de la manzanilla, una planta medicinal muy popular

Los beneficios de la manzanilla son múltiples. Esta planta tan popular ya era conocida por griegos y romanos, y su uso se ha conservado hasta nuestros días. Es excelente para la digestión, calmar los nervios, los dolores de la menstruación y para la retención de líquidos, ya que es un diurético suave.

Características físicas de la planta

La manzanilla común (Matricaria chamomilla L.) es una planta perteneciente a la familia de las asteráceas originaria del Asia Menor y que, con los años, se ha extendido por la región mediterránea. Acostumbra a medir entre dos o tres palmos de altura y a ser muy voluminosa debido a los tallos que crecen del suelo. Su tallo es delgado, igual que las hojas que la conforman. Sus flores están formadas por pétalos blancos y delgados y un botón central de color amarillo con una pequeña oquedad por dentro que se puede observar si se corta por la mitad. Florece a partir del mes de abril hasta en verano en las tierras altas.

Si se desea recolectar esta planta, según el Dioscórides renovado se halla entre las mieses y los entrepanes de la península, pero hacia el oeste es más difícil encontrarla.

El nombre de camomila proviene del griego, en concreto de la palabra “chamaimelon” que significa manzana de tierra o enana. Esta denominación proviene de su ligero aroma parecido a esta fruta. 

Tipos de manzanilla más utilizados como plantas medicinales

Este tipo de plantas tan similares a las margaritas llevan utilizándose desde la época de griegos y romanos. Hoy en día, son de las plantas medicinales más utilizadas del mundo. Solo en España, se conocen hasta 54 especies distintas, 14 de las cuáles se emplean con finalidad de mejorar la salud. No obstante, en este artículo recogeremos los usos de las tres variedades más estudiadas y extendidas.

Manzanilla dulce (Matricaria chamomilla / Matricaria recutita)

La manzanilla es buena para tratar las malas digestiones y como sedante.

La droga que constituye la manzanilla dulce son los capítulos florales desecados. Su mayor constituyente es el aceite esencial, entre el 0,3 y el 1,5%, el cual está formado por un 50% de sesquiterpenos (-)-alfa-bisabolol, óxido de bisabolona A, cis– y trans-en-in-dicicloéter y camazuleno, obtenido a partir de la lactona sesquiterpenica llamada matricina, el cual le otorga a la esencia su característico color azul.

También cuenta con flavonoides como los heterósidos de la apigenina entre los cuáles se halla la 7-glucosil-apigenina, polisacáridos mucilaginosos, cumarinas y ácidos fenoles.

Las únicas contraindicaciones que posee la planta es la hipersensibilidad a sus compuestos. Por otro lado, no se debe utilizar sobre heridas abiertas, o infecciones cutáneas agudas y fiebre.

Manzanilla romana (Chamaemelum nobile (L.) All)

Imagen de Miguel Porto en Flora on.

Igual que en la manzanilla dulce, la parte aprovechable de la camomila romana son los capítulos florales. Su aceite esencial (0,6% al 2,4%) está compuesto por ésteres de los ácidos angélico, metacrílico, tíglico e isobutírico y el porcentaje de camazuleno que genera es mucho menor.

Por otro lado, la manzanilla romana incluye lactonas sesquiterpénicas del grupo de los germacranólidos en una cantidad aproximada de un 0,6%; flavonoides como heterósidos de la apigenina y luteolina, ácidos fenoles y derivados de los mismos y cumarinas.

Los casos alérgicos son muy bajos, pero no obstante los expertos recomiendan abstenerse de su uso en caso de alergia a las plantas de la familia de las compuestas. Por otro lado, la planta fresca podría producir dermatitis de contacto.

Los expertos advierten abstenerse de su uso si se está tomando anticoagulantes como aspirina o la warfarina; también en el caso de las benzodiazepinas, ya que podrían intensificar todavía más sus efectos.

Como tantos otros vegetales, debe evitarse su uso durante el embarazo y la lactancia sin que haya un profesional de la salud detrás.

Manzanilla de Mahón (Santolina chamaecyparissus L.)

Imagen de Herbolario Allium de Flickr.

La droga de la manzanilla de Mahón es el capítulo floral de la planta, el cual puede incluir hojas y tallos y la sumidad florida. Los principales constituyentes de esta última son los flavonoides y el aceite esencial, los cuales poseerán una composición distinta dependiendo de la época de recolección. También cuenta con alcanfor, flavonoides como la apigenina, luteolina, flavonas metoxiladas, flavonoles metoxilados, ácidos fenólicos, catequinas, esteroles y cumarinas.

Aunque no se hayan descrito interacciones ni contraindicaciones, tomar el aceite esencial en altas dosis puede ser tóxico debido al alcanfor. Las mujeres que desean quedarse embarazadas también deben desestimar su uso por ser potencialmente abortivo.

Beneficios de la manzanilla para la salud humana

Favorece la digestión

Las propiedades que tiene la manzanilla sobre la digestión son de sobra conocidas. La manzanilla dulce posee acción digestiva, carminativa y espasmolítica debido a los diferentes principios activos que contiene. Eso la hace muy adecuada para aliviar los cólicos, la gastritis, la dispepsia o aliviar la inflamación intestinal gracias al (-)-alfa-bisabolol, la matricina, el camazuleno y los flavonoides.

También es útil como antiulcerosa gracias al (-)-alfa-bisabolol.

La camomila romana por su parte favorece la digestión y estimula el apetito. Existen pocos estudios que avalen su eficacia clínica y su uso farmacológico. La tradición también le otorga propiedades carminativas, espasmolíticas y antiinflamatorias.

La manzanilla de mahón también se emplea para este tipo de menesteres.

  • Posología: para la manzanilla común, la infusión de será de 3 g en 150 mL de agua, entre tres y cuatro al día. Para la manzanilla romana, de 1 a 4 gramos por taza tres veces al día. La manzanilla de mahón de 5 a 7 capítulos florales entre dos y tres tazas al día. Esta cantidad también sirve para calmar los nervios, inhibir el vómito y favorecer el ciclo menstrual.

Provoca e inhibe el vómito

Un consumo correcto de manzanilla ayuda a calmar los nervios y la digestión debido a sus beneficios sedantes y eupépticos. En ese caso, la toma de manzanilla evitará el vómito. Una dosis muy concentrada de droga en infusión, en cambio, posee el efecto contrario. Esta propiedad, tal y como señalan desde la web Botanical online, puede ser interesante para las intoxicaciones por ingesta de un producto tóxico.

Favorece el ciclo menstrual

Estudios clínicos han demostrado que la manzanilla dulce se puede emplear para favorecer la menstruación y reducir los síntomas del síndrome premenstrual por sus propiedades sedantes y antiespasmódicas.

Calma los nervios y ayuda a dormir

El poder sedante de la manzanilla dulce también puede aplicarse al sueño y la relajación, en especial si el estrés afecta al sistema digestivo.

Acción antibacteriana y antifúngica

Las propiedades bactericidas y fungicidas de la camomilla y los mucílagos hacen de la manzanilla una opción acertada para ayudar a reparar problemas cutáneos. Entre ellos, los granos, cortes o ampollas. El (-)-alfa-bisabolol le otorga propiedades calmantes que contribuirán a que la piel se desinflame.

Además de la piel, su uso también es apto en las mucosas, como por ejemplo la cavidad oral si se padecen aftas bucales o gingivitis. Para potenciar sus efectos antimicrobianos, es mejor preparar una tisana bien concentrada para hacer gargarismos.

  • Posología: La proporción para uso externo de manzanilla dulce para hacer compresas, gargarismos o lavados sería de una infusión al 3-10%. Un extracto fluido al 1% o una tintura al 5%. De manzanilla romana, una infusión al 3% para gargarismos o cataplasmas. En cuanto a manzanilla de mahón, 20 g de capítulos florales por litro.

Desinflama los ojos

Popularmente se utilizaban infusiones de camomila para calmar, desinflamar y/o desinfectar los ojos afectados por orzuelos, conjuntivitis, cansancio u otro tipo de afecciones. No obstante, los expertos recomiendan abstenerse de utilizarla para evitar el contacto accidental con sustancias irritantes.

Si de todos modos el paciente está convencido que desea realizar baños oculares de manzanilla, es vital hacer hincapié en que utilice material esterilizado.

Bibliografía

  • Fitoterapia.net
  • Botanical-online.com
  • Quer, P. F. (2023). Plantas medicinales. Peninsula.
  • Giner, R. M., & Ríos Cañavate, J. L. (2000). Santolina chamaecyparissus. Rev. Fitoter, I, www.fitoterapia.net.
  • de Santayana, M. P., & Morales, R. (2006). Manzanillas ibéricas: historia y usos tradicionales. Rev. Fitoter6, 143-153.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio