Conoce 5 propiedades de la salvia

La salvia es una planta que, como tantas otras, es muy popular en la cocina. Además de su aroma, cuenta con distintas propiedades que la hacen una gran aliada para distintas afecciones. Eso sí, debe utilizarse con cuidado.  

Características botánicas de la salvia

La salvia es un género de plantas que pertenece a la familia de las Lamiaceae y la subfamilia de Lamioideas. La especie Salvia officinalis crece en las zonas áridas de Cataluña, Aragón, Castilla y la mayoría del territorio andaluz. Por el contrario, es muy poco abundante en la zona norte y occidental de la Península Ibérica.

La mata de Salvia officinalis puede llegar a medir los tres palmos de altura. La base del tallo es leñosa y sus hojas tienen forma entre elíptica y lanceolada o, como es el caso de la salvia de Aragón, estrechas. Sus hojas son vellosas y suaves de un color verde azulado. Sus flores son azules, en ocasiones con un matiz violeta y se agrupan en verticilos, es decir, que un conjunto de ellas crecen en la misma altura del tallo. La corola mide de dos a tres centímetros y forma dos labios.

La recolección, que en el caso de la salvia es de las hojas de los brotes jóvenes o las sumidades floridas sin abrir, debe llevarse a cabo bien entrada la mañana. El proceso de secado se realiza a la sombra.

Otras especies medicinales de salvia

Este género incluye una gran variedad de vegetales. No obstante, los más populares son:

  • Salvia (Salvia officinalis): la variante más popular y la que a la vez tiene mejores principios activos con fines medicinales.
  • Salvia de los prados (Salvia pratensis): puede encontrarse en caminos y herbazales. Sus propiedades son muy parecidas a las de la Salvia officinalis. Puede identificarse por sus hojas basales, con pecíolo, lobuladas o dentadas. Las superiores son escasas y sésiles.
  • Gallocresta (Salvia verbenaca): se ha utilizado muchísimo para curar heridas y como bactericida. Sus semillas contienen muchos mucílagos, cosa que también la hace ideal para suavizar el dolor de garganta.
  • Salvia de jardín (Salvia fruticosa): crece hasta 60 cm de alto y sus flores son de color rosado. En la actualidad, la ESCOP la recomienda para afecciones inflamatorias e infecciosas de la garganta y la boca y para la dispepsia. Tiene mucha tradición en Grecia.
  • Salvia roja (Salvia miltiorrhiza Bunge): esta planta ornamental originaria de China y Japón cuenta con más de 100 compuestos. Su raíz es una de las drogas más utilizadas en la medicina tradicional china. Es cardioprotectora, antioxidante y antiinflamatoria, entre otras.

Principios activos de la Salvia officinalis 

Tal y como se ha comentado en párrafos anteriores, la hoja de salvia es la parte de la planta que se utiliza con finalidad curativa, ya sea entera o cortada y desecada. Sus activos principales son el aceite esencial (3%), dentro del cual la sustancia mayoritaria es el alfa-tuyona, beta-tuyona, alcanfor y 1,8-cineol. Las proporciones de cada componente pueden variar dependiendo del momento de la cosecha, la procedencia de la planta, entre otros. 

Otros elementos también muy importantes son los derivados del ácido hidroxicinámico, en especial el ácido rosmarínico, taninos condensados, diterpenos fenólicos de sabor amargo, flavonoides y triterpenos.

Propiedades medicinales de la salvia

La salvia ha gozado de muy buena fama a nivel popular para tratar molestias de diversa índole. La ciencia ha podido demostrar algunos de ellos, como por ejemplo:

Es una fuente de antioxidantes

Diversos estudios sobre la salvia han demostrado que tiene efectos antioxidantes. En uno de ellos, se dio de beber a ratas agua con extracto de S. officinalis y se vio como aumentaba la resistencia de los hepatocitos de estos animales frente al estrés oxidativo. La actividad de la glutatión peroxidasa aumentaba, cosa que brindaba protección a su ADN frente al daño inducido por dimetoxinaftoquinona.

Los activos antioxidantes más poderosos que contiene la S. officinalis son el carnosol, el ácido rosmarínico y el ácido carnósico. En experimentos en ratas diabéticas, se ha podido comprobar que el ácido rosmarínico presente en la salvia les aumentó la actividad de la catalasa pancreática, el glutatión, peroxidasa, la transferasa y el superóxido dismutasa.

La rutina y la quercetina también poseen un fuerte poder antioxidante.

Ayuda a rebajar el dolor y la inflamación

Estudios científicos han demostrado que la salvia tiene efectos antiinflamatorios y antinociceptivos. Los expertos creen que las sustancias responsables de esta acción más probables son los flavonoides y los terpenos. Se ha visto que estos ingredientes que actúan bajo sinergia pueden ser los causantes de su efecto antinociceptivo en pacientes con faringitis. Sin embargo su eficacia no llega a la potencia del clorhidrato de bencidamina para regular el dolor tras una amigdalectomía o adenoidectomía.

Si se concreta en un solo ingrediente, como por ejemplo el ácido ursólico, se observa que posee una acción antiinflamatoria dos veces más potente que la de la indometacina. Por otro lado, Osakabe et al. han demostrado que la aplicación de ácido rosmarínico sobre la piel inhibe la inflamación epidérmica.

Otras investigaciones han demostrado que esta planta puede ayudar con el dolor neuropático en la neuropatía periférica inducida por quimioterapia.

Elimina virus, bacterias y hongos

El aceite esencial otorga a esta planta sus capacidades antibacterianas y antifúngicas, mientras que los diterpenos, por su parte, son los responsables de su acción antiviral.

El aceite esencial y el extracto etanólico de la variedad officinalis han demostrado tener fuertes efectos bactericidas y bacteriostáticos tanto contra las bacterias gram-positivas (Bacillus cereus, Bacillus megaterium, Bacillus subtilis, Enterococcus faecalis, Listeria monocytogenes y Staphylococcus epidermidis) como las gram-negativas. La acción contra estas últimas dependerá del tipo de extracto que se utilice. Los microorganismos sobre los que el aceite esencial ha demostrado un importante efecto inhibidor son Aeromonashydrophila, Aeromonassobria, E. coli, Klebsiella oxytoca, Klebsiella pneumonia, Pseudomonas morgani, Salmonella anatum, Salmonella enteritidis, Salmonella typhi y Shigellasonei.

En el extracto etanólico en cambio, se observa un efecto débil sobre E coli, Pseudomonas aeruginosa y S. enteritidis.

Otros estudios también han puesto sobre la mesa sus propiedades antifúngicas, antivirales y antipalúdicas. Algunos de los hongos en los que se ha comprobado su efectividad son Botrytis cinerea, Candida glabrata, Candida albicans, Candida krusei y Candida parapsilosis.

Ayuda a mejorar el rendimiento cognitivo

El cerebro es un órgano muy importante.

En artículos científicos que revisan la acción de la salvia, se constata que S. officinalis ayuda a mejorar el rendimiento cognitivo en sujetos sanos y pacientes con demencia y deterioro cognitivo. Esta planta, entonces, se muestra como un remedio seguro, sin efectos adversos graves.

Por otro lado, los científicos han sugerido que la interacción de los principios activos con el sistema colinérgico podrían ser los mecanismos responsables de esta acción de mejora cognitiva y la memoria. Eidi y colaboradores vieron en sus experimentos que la activación de los receptores muscarínicos y nicotínicos por la pilocarpina y la nicotina respectivamente, aumentaba los efectos de la mejora de la memoria de S. officinalis. 

No obstante, la revisión consultada señala que los efectos beneficiosos a los que se hacen referencia en los estudios clínicos, en palabras textuales, están degradados debido a cuestiones metodológicas. Los ejemplos que cita son la falta de detalles de los productos utilizados, el empleo de diversas hierbas en un solo preparado, entre otros.

Frena el sudor excesivo y los sofocos

Debido a sus efectos estrogénicos, la salvia participa del tratamiento de los sofocos y sudores; también de la sudoración excesiva, este tipo de uso está aprobado por la Comisión Europea. 

Su mecanismo de acción trabaja uniéndose al complejo GABA/receptores de benzodiazepinas en el cerebro.

Otros usos de la salvia

Además de los ya mencionados, la salvia también ha demostrado los siguientes efectos:

  • Antiglucemiante
  • Hipolipemiante
  • Gastroprotector
  • Cicatrizante

Precauciones a tener en cuenta

El tratamiento a largo plazo con aceite esencial puro o extractos alcohólicos de salvia, así como dosis muy elevadas de más de 15 g pueden resultar neurotóxicos y convulsionantes debido a los efectos de la tuyona sobre el sistema nervioso central. Por este motivo, se recomienda elegir quimiotipos de salvia con un contenido bajo en tuyona. La EMA recomienda un consumo diario máximo equivalente a 6 mg de dicha sustancia. En vía tópica, puede causar irritaciones cutáneas. 

El tiempo máximo de uso de la salvia que recomiendan los expertos es de dos semanas por vía interna y una por vía tópica.

La EMA considera que de momento no existe suficiente información para aconsejar el uso de hojas de salvia en menores de 18 años. Las embarazadas o mujeres en periodo de lactancia también deberán abstenerse de su uso debido a la presencia de tuyona.

Finalmente, avisar de que la toma de esta planta podría influenciar en el efecto de algunos fármacos sobre los receptores GABAérgicos y afectar en las capacidades de la persona a la hora de conducir y utilizar maquinaria.

Bibliografía

  • Fitoterapia.net
  • Botanical-online.com
  • spain.inaturalist.org
  • Ghorbani A, Esmaeilizadeh M. Pharmacological properties of Salvia officinalis and its components. J Tradit Complement Med. 2017 Jan 13;7(4):433-440. doi: 10.1016/j.jtcme.2016.12.014. PMID: 29034191; PMCID: PMC5634728.
  • Accame, M. E. C., Hernández-Agero, T. O., & del Fresno, A. M. V. (2002). Salvia. Fitoquímica, farmacología y terapéutica. Farmacia profesional, 16(7), 60-64.
  • Miroddi, M., Navarra, M., Quattropani, M. C., Calapai, F., Gangemi, S., & Calapai, G. (2014). Systematic Review of Clinical Trials Assessing Pharmacological Properties of S alvia Species on Memory, Cognitive Impairment and A lzheimer’s Disease. CNS neuroscience & therapeutics, 20(6), 485-495.
  • Kargozar, R., Azizi, H., & Salari, R. (2017). A review of effective herbal medicines in controlling menopausal symptoms. Electronic physician, 9(11), 5826.
  • Quer, P. F. (2023). Plantas medicinales. Peninsula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio