¿Qué tomar para la migraña?, la fitoterapia como alternativa

Que tomar para la migraña portada

El dolor de cabeza y la migraña pueden llegar a ser muy incapacitantes. Algunos de sus síntomas son dolor palpitante, vómitos y la incapacidad para soportar la luz. Los fármacos de síntesis son una opción excelente para tratarla, pero no es la única. La fitoterapia se postula como una alternativa natural razonable cuando no se sabe qué tomar para la migraña además de la medicación convencional.

¿Qué es la migraña?

La migraña es una enfermedad neurológica con tendencia a cronificarse que se halla dentro del grupo de las cefaleas primarias, es decir, los dolores de cabeza que por sí mismos constituyen una patología. 

Si en cambio la causa del dolor es fruto de, por ejemplo, una gripe, ya no hablamos de migraña, sino de una cefalea secundaria que desaparecerá una vez la dolencia original se cure.

Desarrollo y síntomas de la enfermedad

Como en tantas otras patologías, la migraña aparece y se desarrolla de una manera distinta para cada persona. Aunque su fisiopatología se conoce, todavía es necesario estudiarla para conocer al detalle sus desencadenantes y evolución.

Aún así, acostumbra a cursar en tres fases distintas:

  •  Pródromo: se manifiesta de 72 a 2 horas antes del dolor y avisa de la futura aparición de una crisis migrañosa. Sus síntomas pueden ser dispares y contradictorios de una persona a otra. Los más conocidos son euforia, aumento del apetito, fatiga, lentitud mental, bostezos o ansias de comer alimentos concretos. Algunos expertos indican que estas señales se pueden mantener entre el inicio del aura y/o el dolor de cabeza hasta dos horas después.
  • Aura: no todos los pacientes la manifiestan. Sus síntomas se desarrollan de manera progresiva antes de que comience la cefalea y duran de 5 a 60 minutos. Incluyen la pérdida de visión, ver destellos o puntos brillantes, hormigueo en el brazo o las piernas, entumecimiento y la dificultad para hablar.
  • Cefalea: es el dolor de cabeza en sí. Puede mantenerse de 4 a 72 horas. Suele afectar a un lado del cráneo y al poco tiempo se intensifica. Es pulsátil y la luz y los ruidos la empeoran. El paciente también puede tener náuseas, vómitos o diarrea.

Causas de la migraña

El cerebro es un órgano muy importante.

Los expertos conocen la fisiopatología de este tipo de cefalea, aunque todavía se ignora el proceso exacto de su activación.

Las teorías que se postulan hoy en día posicionan al hipotálamo como la parte del cerebro que activa las crisis de migraña. Una de las más conocidas es la desestabilización de la homeostasis dentro del tronco del encéfalo a causa de un estímulo, por ejemplo el estrés. Dicha inestabilidad activa el nervio trigémino mediante el sistema-trigémino-vascular, un conjunto de estructuras que poseen un papel activo en el origen del dolor y los síntomas visuales de la cefalea, entre otros. Dentro del sistema trigémino-vascular las vías aferentes trigeminales son muy importantes en la migraña, porque están conectadas con los vasos meníngeos. A causa del proceso que se acaba de describir, estos últimos se dilatan,  inflaman y liberan distintos péptidos vasoactivos que disparan el dolor. Un ejemplo de estos es la sustancia P, la cual ha servido como marcador para investigar el desarrollo de nuevos fármacos más concretos.

Disparadores del dolor de cabeza

el alcohol es un disparador de la migraña.

Los factores ambientales también juegan un papel muy importante a la hora de desencadenar el episodio migrañoso. Estudios científicos señalan que diversos estímulos externos pueden desequilibrar la homeostasis y, en consecuencia, activar los mecanismos de dolor e inflamación. Como por ejemplo:

  • Estrés y ansiedad.
  • Periodos de ayuno.
  • Calor excesivo y deshidratación.
  • Cambios en el horario de sueño.
  • Alcohol y tabaco.
  • Olores intensos

La ciencia a su vez ha encontrado que el consumo de ciertos alimentos también influyen en el desarrollo de la enfermedad. Es el caso de la ingesta de:

  • cafeína
  • queso curado
  • Alimentos en conserva o con nitritos, aspartamo y glutamato monosódico.
  • Chocolate 

Tipos de migraña

La migraña es una enfermedad del sistema nervioso que provoca cefaleas.

En la actualidad, este tipo de cefalea se clasifica en dos grandes grupos:

Migraña sin aura

Es el tipo de mal de cabeza migrañoso más común. La nueva clasificación internacional de las Cefaleas establece que el paciente aquejado de migraña sin aura debe haber tenido un episodio de dolor de cabeza de entre cuatro y 72 horas además de cumplir con las características típicas de este (pulsátil y acompañado de náuseas o fotofobia o fonofobia).

Migraña con aura

La migraña con aura es aquella que va acompañada por los síntomas reversibles y positivos que se comentaban con anterioridad: molestias en la visión, el habla o en el lenguaje, hormigueos etc. entre 5 y 60 minutos y se añaden o preceden al dolor de cabeza.  

Cronificación de la migraña

Los criterios diagnósticos que la International Headache Society tiene en cuenta para diagnosticar la migraña crónica son:

  • Haber tenido cefalea tensional o migrañosa durante un periodo de 15 días o más al mes durante más de tres meses.
  • Manifestarse en pacientes que han padecido al menos cinco crisis de migraña de entre cuatro y 72 horas de duración con náuseas o fotofobia/ fonofobia para la sin aura. Para la que va acompañada de aura, se revisa si se ha dado algún síntoma visual o motor antes o durante el dolor.
  • En ocho días o más al mes en más de tres meses, las características del dolor de cabeza han sido parecidas a las de la migraña junto con las náuseas y la fobia a la luz o al sonido. En el caso de la migraña con aura, se añaden los síntomas expuestos en el punto anterior.

Factores de riesgo

Las cefaleas migrañosas pueden darse por culpa de ciertos hábitos dañinos. También es cierto, pero, que no todas las personas están predispuestas a sufrirla.

Entonces, ¿quiénes tienen más predisposición a padecer este tipo de dolor de cabeza? 

  • Las mujeres son tres veces más propensas que los hombres a sufrirlas, probablemente a causa de las hormonas, en concreto, de las fluctuaciones en el estrógeno.
  • La genética juega un papel muy importante en el padecimiento de esta enfermedad. Algunos estudios apuntan a que podría estar ligado al cromosoma X.
  • La edad también es un factor de riesgo a tener en cuenta. Aunque se puede padecer en distintos momentos de la vida, es habitual que comparezca en la juventud y vaya disminuyendo a partir de los 50 años.

Tratamiento médico de la migraña

Algunos estudios señalan que la migraña afecta a cuatro millones y medio de personas en España y es el primer motivo de consulta en los servicios españoles de Neurología. 

El abordaje de esta dolencia tan extendida entre la población general incluirá medidas generales tanto farmacológicas como del estilo de vida.  

¿Qué medicamentos se toman para tratar la migraña?

Los fármacos que se utilizan para abordar la migraña tienen el objetivo de detener o aliviar los síntomas o, en algunos casos, de prevenirlos. Recetar un tipo de fármaco u otro dependerá en gran medida de la frecuencia de las crisis, la duración y los síntomas que la acompañan (vómitos, náuseas etc.).

También es primordial conocer si el paciente sufre alguna comorbilidad, como serían las enfermedades cardiovasculares.

Medicinas que tratan la fase aguda de migraña:
  • Paracetamol de 1 g para el dolor leve o moderado.
  • Ibuprofeno, naproxeno y ketorolaco.
  • Metoclopramida para los vómitos.
Analgésicos específicos para la migraña:
  • Ergotaminas: de efectividad moderada. Los pacientes con tensión alta o cardiopatías deben evitarlas por sus efectos de constricción sobre los vasos sanguíneos. Si se toman en exceso pueden provocar cefalea por abuso de fármacos.
  • Triptanes: para las crisis moderadas y severas. Actúan constriñendo los vasos leptomeníngeos y bloqueando la inflamación neurogénica de algunas de las neuronas implicadas en la migraña.
Medicación preventiva:

Se recomienda cuando hay más de cuatro crisis al mes, son severas y difíciles de manejar y, además, la respuesta a los analgésicos es negativa. 

  • Antidepresivos tricíclicos para pacientes con insomnio y síntomas depresivos.
  • Beta bloqueadores: sus efectos secundarios son el aumento de peso y los síntomas depresivos. Los diabéticos deben evitarlos.
  • Bloqueadores de canales de calcio: sus efectos secundarios son parecidos a los de los beta bloqueadores.
  • Anticonvulsionantes: las mujeres en edad fértil no deben utilizarlos, ya que podrían causar defectos congénitos en el feto. 

Fitoterapia, una opción de tratamiento para los pacientes con migraña

Los datos que se disponen hoy en día sobre el uso de plantas medicinales para la migraña indican que pueden ser muy provechosas para ayudar a prevenirla, pero ineficaces durante las crisis agudas. 

De esta manera, la Sociedad Española de Neurología (SEN) informa que respecto a la fitoterapia de momento solo se disponen de estudios científicos de dos principios activos que pueden contribuir a prevenir la migraña crónica: el partenólido y la petasina. 

Plantas medicinales que se pueden tomar para prevenir la migraña

Matricaria (Tanacetum parthenium)

La matricaria es ideal para prevenir la migraña.

La matricaria es una planta aromática de tallos rectos sin ramificaciones y de flores con pétalos blancos y el centro amarillo. La parte que se utiliza con fines medicinales es la aérea, es decir las flores, tallos y hojas.

Dentro de su composición destacan las lactonas sesquiterpénicas, entre las que se halla el partenólido, 3-beta-hidroxipartenólidos, costunólidos, reinosina, canina, entre otros activos.

Esta planta medicinal también cuenta de un 0,3% al 0,8% de aceite esencial compuesto por monoterpenos como el alcanfor, acetato de crisantemilo, canfeno, p-cimeno, entre otros.

Los estudios científicos que se han realizado sobre la matricaria demuestran su poder antiinflamatorio por bloquear la producción de prostaglandinas, la secreción de serotonina en las plaquetas, la agregación plaquetaria como respuesta a un estímulo exterior, entre otras funciones.

Su principio activo más importante, el partenólido, tiene un papel relevante en la respuesta inmunitaria, la inflamación, y en los mecanismos de contracción y distensión de los vasos sanguíneos. También inhibe la activación de sustancias que se encargan de la regulación de distintas funciones vitales, como el control de la muerte de las células, su multiplicación y diferenciación.

Tanto la EMA como las ESCOP señalan la matricaria como tratamiento de profilaxis de la migraña por sus cualidades, ya que estudios científicos han demostrado que la hoja disminuye los ataques de migraña, su gravedad y los vómitos.

  • Posología: Infusión en adultos de 25 a 75 mg cada ocho horas. También se puede recurrir a extractos.

El tratamiento puede durar hasta dos meses sin control médico.  

Petasites (Petasites hybridus)

El petasites es una buena planta para evitar las crisis de migraña.
Imagen de Demiahl en Pixabay

También conocida como sombrerera, esta planta medicinal es originaria del norte de Asia y zonas húmedas de Europa. Puede llegar hasta el metro veinte de altura, con hojas grandes y redondeadas. Tiene flores rosadas que se desarrollan juntas en forma de espiga. En terapéutica, se emplea la raíz y el rizoma.

La droga vegetal contiene sesquiterpenos, entre los cuáles se halla la petasina y trazas de alcaloides pirrolizidínicos.  También cuenta con un 1% de aceite esencial, flavonoides, taninos, alcaloides pirrolizidínicos entre otros compuestos.

Los ensayos clínicos han demostrado que un extracto de petasites sin alcaloides pirrolizidínicos es efectivo en el tratamiento preventivo de la migraña, tanto a nivel de frecuencia de los episodios como de intensidad y de los síntomas. De todos modos, todavía no se ha podido demostrar su seguridad y costo riesgo-beneficio en el largo plazo.

La petasina y la isopetasina tienen propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, ya que reducen los espasmos tanto en el músculo liso como en las paredes vasculares.  

  • Posología: de 4,5 a 7 g al día de cuatro a seis semanas por año.

Plantas medicinales para tratar la inflamación durante la migraña

Jengibre (Zingiber officinale Roscoe) 

El jengibre es un excelente antiinflamatorio.

El jengibre es una planta muy conocida y utilizada en la cocina asiática, Los seres humanos aprovechamos la raíz para extraer todas sus virtudes medicinales.

Como componentes farmacológicos contiene un 60% de almidón, entre un 4%-7,5% de oleorresina, el 25% de la cual está formada por sustancias picantes denominadas gingeroles o sogaoles. Su aceite esencial (del 0,25% al 5% respecto la droga desecada) está formado por hidrocarburos sesquiterpénicos (47-67%), alcoholes, aldehídos monoterpénicos.

También contiene lípidos como lecitinas, triglicéridos, vitamina C y ácidos grasos.

Aunque su empleo principal es durante la digestión como estimulante y carminativo, en el caso de la migraña puede ser muy efectivo como antiinflamatorio y evitar los vómitos. Los gingeroles son unos potentes inhibidores del metabolismo del ácido araquidónico, cosa que contribuye a la reducción de la biosíntesis de prostaglandinas. Eso los hace muy adecuados para desinflamar.

  • Posología: entre 180 mg dos veces al día para adultos y ancianos.

Manzanilla dulce (Matricaria chamomilla L.) 

La manzanilla es buena para tratar las malas digestiones y como sedante.

Esta planta tan popular para tratar la dispepsia u otras molestias digestivas también puede emplearse para la migraña por sus efectos antiinflamatorios y sedantes suaves.

El aceite esencial es el componente principal de las flores de manzanilla. La mitad de este son los sesquiterpenos, los cuales se crean a partir de la matricina, lactona sesquiterpénica, durante el proceso de destilación. También cuenta con flavonoides, dentro de los cuales sobre todo hay heterósidos de la apigenina, polisacáridos mucilaginosos, cumarinas, entre otros componentes.

Los principios activos responsables de su acción antiinflamatoria son el bisabolol, el camazuleno y la matricina, entre otros. El flavonoide apigenina es el causante de sus propiedades sedantes

  • Posología: 3 g en 150 ml de agua entre 3 y 4 veces al día.

Plantas medicinales con poder algésico y sedante

Corteza de sauce (Salix sp)

Del sauce se estrae el ácido salicílico.

El sauce es un árbol que crece en zonas húmedas cerca de ríos y arroyos del cual se emplea la corteza para elaborar los preparados medicinales. 

Los componentes activos de la droga vegetal son los derivados salicílicos, como la salicina, la salicortina, entre otros. El árbol también cuenta con ácidos fenólicos como el pirocatercol, p-hidroxibenzoico, vanillico, cinámico entre otros. 

Los derivados salicílicos son diferentes dependiendo de la especie, edad y época de recolección.

La salicina presente en el sauce se absorbe y oxida en la sangre y el hígado convirtiéndose en ácido salicílico, el cual es ampliamente conocido en el sector farmacéutico por sus cualidades analgésicas, antiinflamatorias y antipiréticas. Los polifenoles y los flavonoides también podrían participar de su acción analgésica. 

La ESCOP aprueba su uso para el alivio del dolor de cabeza, espalda y el tratamiento sintomático de afecciones reumáticas leves. 

  • Posología: extracto 1:1 en etanol al 25%, de 5 a 12 mL entre tres y cuatro veces al día.

Pasiflora (​​Passiflora edulis Sims)

La pasiflora es una buena planta medicinal sedante y ansiolítica.

Las flores de la pasiflora son solitarias y de gran tamaño. La planta es perenne y trepadora y puede llegar a medir entre seis y nueve metros de altura. Es originaria de Estados Unidos, México, Centroamérica y América del sur.

La parte que se emplea con fines medicinales es la aérea desecada, en la cual se incluyen los frutos y las flores. Sus principales constituyentes son los flavonoides, entre los cuales resaltan los escaftósidos, isoescaftósidos, orientina, entre otros; trazas de alcaloides indólicos, ácidos grasos, fenólicos, cumarinas, fitoesteroles y glucósidos cianogénicos.

Estudios en animales demuestran que los extractos de pasiflora poseen un efecto ansiolítico a dosis de 50-400 mg/kg. En dosis altas, se observaron propiedades sedantes. Otros estudios en ratas demostraron una reducción de la ansiedad dependiendo de la dosis.

Otros estudios determinaron que el extracto hidroalcohólico de pasiflora tiene efectos ansiolíticos, mientras que el acuoso actúa más bien como sedante.

La pasiflora, por lo tanto, puede ayudar a descansar, reducir el estrés y, de este modo, disminuir las posibilidades de que la migraña se active por este tipo de razones. 

  • Posología: para infusión sedante, de 2 a 4 g en 150 ml de agua de tres a cuatro veces al día. La última, antes de irse a dormir.

Bibliografía

  • Gago-Veiga, A. B., Vivancos, J., & Sobrado, M. (2021). Fase premonitoria, una etapa clave en la migraña. Neurología, 36(4), 298-304.
  • Mora, A. S., Vargas, X. R., & Castillo, A. S. (2020). Actualización de la migraña. Revista Médica Sinergia, 5(4), 12.
  • Díaz-Insa, S., Navarro-Zornoza, M., Sánchez-de la Rosa, R., & Guerrero, A. L. (2022). Caracterización del manejo del paciente con migraña en Atención Primaria en España. Análisis de los resultados del proyecto europeo My-LIFE anamnesis. Neurología.
  • Pascual, J. (2019). Cefalea y migraña. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 12(71), 4145-4153.
  • Fitoterapia.net
  • García, C. E. (2021). Manual de fitoterapia (3a ed.) (3.a ed.). Elsevier España. S.L.U.
  • www.dolordecabeza.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio