Propiedades del harpagofito: un buen aliado para el dolor

Fruto del Harpagofito. Imagen de Wikimedia Commons.

El harpagofito es una planta originaria de África que crece a ras de suelo y aporta grandes beneficios a la salud de las personas. Entre todas las propiedades del harpagofito, destacan las analgésicas y antiinflamatorias, pero hay más.

Una planta de origen exótico

El harpagofito es una planta perenne de la familia de las Pedaliaceae que crece de forma silvestre en el sur de África, más concretamente en la sabana del Kalahari, la cual abasta los países de Namibia, Botswana y África del sur. También es posible encontrarla de forma cultivada en estas mismas regiones.

Sus características botánicas le permiten sobrevivir a climas y suelos secos. Vive a ras de suelo, sus hojas son duras y puede llegar a medir hasta un metro y medio de longitud. Sus flores, con forma de embudo y largas hasta siete centímetros, lucen de tonalidades que van del rojo al púrpura. Su base es amarilla.

Esta planta también es ampliamente conocida por el nombre de garra del diablo debido a la forma de sus frutos. El centro es alargado y plano, parecido a la forma de una almendra, y la punta de ambos extremos acaba en una garra puntiaguda. Luego, a su alrededor se extienden hasta 16 hileras de espinas como patas o dedos.

La fitoterapia se sirve de las raíces secundarias del harpagofito para aprovechar todas sus propiedades medicinales. Son blandas, amargas y de color blanco-amarillento.

Componentes químicos de la raíz de harpagofito

Los compuestos químicos que más abundan en esta planta africana tan característica son los iridoides. El más abundante es el harpagósido, de entre un 0,8% y un 3%, el 8-p-cumaroil-harpágido y con cantidades reducidas de procúmbido y 6′-p-cumaroil éster. También cuenta con ésteres heterosídicos fenilpropánicos, flavonoides, ácidos fenólicos, azúcares, fitosteroles libres y heterosídicos, triterpenos del tipo oleanónico y trazas de aceite esencial.

Acciones farmacológicas de la raíz de harpagofito

En el lugar de origen de esta planta xerófita, los autóctonos la han utilizado de forma tradicional para aliviar los dolores durante el parto, la fiebre y para ayudar a hacer las digestiones más fáciles. No obstante, los estudios revelan otras virtudes mucho más efectivas sobre la salud.

Es un potente antiinflamatorio de las articulaciones

El harpagofito es un potente antiinflamatorio para molestias relacionadas con las articulaciones y la artritis, ya que impide dependiendo de la dosis la actividad de mediadores inflamatorios muy importantes en la degradación del cartílago y su inflamación. El resultado es la recuperación del equilibrio entre los procesos anabólicos y catabólicos de la matriz extracelular situada en las articulaciones. Esta es su virtud más conocida, sobre todo en Europa. Aún así, las investigadoras Gxaba y Manganyi señalan en su revisión que todavía se necesitan estudios clínicos in vivo para acabar de validar los resultados de los estudios in vitro existentes.

Aclarado este punto, añadir que el harpagósido y el harpagido han demostrado inhibir la secreción de TNFalfa en las células THP-1 diferenciadas con PMA. 

En conclusión, el conjunto de artículos que existen sobre ambos compuestos los sitúan como posibles antiinflamatorios y analgésicos prometedores e inhibidores selectivos de la COX-2, enzima encargada de activar la síntesis de prostaglandinas. Ambas investigadoras los colocan como posibles remedios más seguros y eficaces que los fármacos antiinflamatorios no esteroideos que se comercializan hoy en día.

  • Dosis: en adultos, extracto seco de 2 a 4: 1 de etamol al 70%: 240 mg en una sola dosis.

Tiene un efecto analgésico periférico

El harpagofito y su principal componente, el harpagósido tienen poder analgésico periférico además de disminuir el dolor en artrosis de rodilla, cadera y lumbalgias no específicas. Los investigadores creen que esto sucede debido al impedimento de la liberación de mediadores pro-inflamatorios.

En estudios en ratas inducidas con lesión por constricción crónica, se administró extracto de hapargofito con morfina. Los datos hicieron pensar a los profesionales que se pudo dar una sinergia entre el harpagofito y la morfina, además de también reducir los efectos secundarios relacionados con el dolor neuropático.

Otras investigación consistió en la aplicación de una crema elaborada a partir del extracto de esta planta para tratar dolores relacionados con el deporte en el cuello y los hombros. Tras dos semanas, los participantes notaron un aumento de fuerza, movilidad y capacidad de trabajo.

  • Dosis: en adultos, extracto seco de 2 a 4: 1 de etamol al 70%: 240 mg en una sola dosis.

Tiene un efecto antiarrítmico

El extracto de harpagofito ha demostrado un efecto antiarrítmico en el corazón aislado de conejos y ratas, a la vez que una acción hipotensora en este segundo animal. Los científicos especulan que este último efecto puede ser debido a que interfiere en aquellos mecanismos involucrados en la regulación de la entrada de calcio.

Otros usos tradicionales

Además de todo lo anterior, el harpagofito también se utiliza en su lugar de origen como hipoglucemiante en enfermos de diabetes tipo II. En experimentos en ratas y otros animales con diabetes experimental, ha demostrado su capacidad para reducir la glucemia de manera dosis-dependiente. A pesar de su éxito, todavía no existen ensayos clínicos que avalen su funcionamiento.

En África también se ha empleado para tratar las convulsiones epileptoides en niños. En el libro Plantas medicinales para enfermedades reumáticas se comenta que esta virtud sea consecuencia de un efecto depresor ligero del Sistema Nervioso Central.

Un último uso del harpagofito asociado a los usos tradicionales es el de digestivo y estimulante del apetito por el sabor amargo que le dotan los iridoides y cómo este hecho incrementa la producción de ácido clorhídrico en el estómago. Aún así, tal y como apuntan diversas fuentes, todavía faltan estudios que confirmen estos efectos.

  • Dosis para dispepsia: macerar ocho horas 1,5 g de droga en 250 mL de agua y dividirlo en tres tomas.

Complicaciones y efectos adversos

Es importante que los profesionales de la salud eviten administrar el harpagofito a aquellas personas que tengan úlcera péptica en su historial debido a los principios amargos que alberga, además de aquellos que sufren obstrucción de las vías biliares. Los efectos adversos suelen aparecer en personas muy sensibles a la planta o cuando se han tomado dosis muy altas, los cuáles incluyen náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.

Las mujeres embarazadas deben abstenerse de su uso por una posible acción oxitócica. También las personas que estén tomando antiarrítmicos para evitar interacciones.

Bibliografía

  • Parada, M. (2015, 11 noviembre). El harpagofito, eficaz contra el dolor lumbar. A.Vogel. https://www.avogel.es/avogel-blog/plantas-medicinales/el-harpagofito-eficaz-contra-el-dolor-lumbar
  • Gxaba N, Manganyi MC. The Fight against Infection and Pain: Devil’s Claw (Harpagophytum procumbens) a Rich Source of Anti-Inflammatory Activity: 2011-2022. Molecules. 2022 Jun 6;27(11):3637. doi: 10.3390/molecules27113637. PMID: 35684573; PMCID: PMC9182060.
  • Crespo ME, Navarro MC. La raíz de harpagofito en el tratamiento de afecciones reumáticas. Revista de Fitoterapia 2012; 12 (1): 5-20.
  • Accame, M. E. C., Hernández-Agero, T. O., & del Fresno, Á. M. V. (2003). Harpagofito, usos terapéuticos. Farmacia profesional, 17(3), 78-81.
  • Plantas medicinales para enfermedades reumáticas. (2006). Editorial Complutense.
  • Fitoterapia.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio