Elimina la candidiasis vaginal con remedios naturales

La candidiasis es el resultado de un desequilibrio de la flora vaginal, pero también es cierto que puede contraerse a través de las relaciones sexuales. Sus síntomas pueden llegar a ser muy molestos, ya que comprenden picazón, inflamación en la zona, entre otros. Además de la medicina convencional, para eliminar la candidiasis también es posible servirse de remedios naturales.

¿Qué es la candidiasis?

La candidiasis vaginal es una infección debida a la proliferación descontrolada del género de hongo Candida, el cual comprende unas 150 especies y se encuentra de forma natural en los intestinos y la vagina. El tipo más común es el Candida albicans pero también se puede contraer con las cepas C. krusei, C. parasilopsis, C. tropicalis y C. africana, entre otras. 

No se considera una enfermedad de transmisión sexual, pero también es cierto que es posible contraerla a través del contacto entre la boca y los genitales.

Causas para contraer candidiasis

Este exceso del hongo Candida se produce a causa de un desequilibrio entre los microorganismos que conviven en la zona genital femenina entre los que además de las levaduras también se incluyen diversos tipos de bacterias.

Hay distintos factores que pueden alterar el equilibrio del ecosistema vaginal. Uno de los más comunes sería la toma de antibióticos, ya que eliminan tanto las bacterias patógenas como las beneficiosas; el embarazo, por el aumento del glicógeno del tejido vaginal, el cual crea un ambiente propicio para la cándida; tomar pastillas anticonceptivas debido a la subida de estrógenos; tener un sistema inmune deteriorado o una diabetes mal controlada.

Síntomas que se manifiestan

Es muy común que la mujer que padece candidiasis pueda padecer algunos síntomas que van de intensidad de leve a moderada. Dentro de los mismos se incluye:

  • Hinchazón y enrojecimiento de la vulva
  • Sensación de ardor al orinar o durante las relaciones sexuales.
  • Secreción vaginal blanca, espesa y granulada.
  • Picazón e irritación de la zona íntima.

Tipos de candidiasis que se puede desarrollar

Los tipos de candidiasis se separan en lo que se refiere a la recurrencia. De este modo, se distinguen la candidiasis aguda y la candidiasis recurrente.

Candidiasis aguda 

Es la situación más usual de las pacientes y se caracteriza por los síntomas que se han descrito en los párrafos anteriores, los cuales se intensifican la semana previa de la menstruación.

Diversas investigaciones han mostrado que la administración de probióticos puede ser beneficiosa para suavizar los síntomas. No obstante, es necesario realizar más estudios con una muestra más grande de pacientes para poder establecer pautas más generalizables a la población.

Candidiasis recurrente

La candidiasis vulvovaginal recurrente se caracteriza por padecer al menos cuatro episodios separados al año en los que se han resuelto todos síntomas entre cada uno. Las pacientes que los sufren acostumbran a mejorar durante la regla y gracias a los medicamentos antifúngicos, pero este hecho no quita que la situación le genere estrés psicológico y su calidad de vida se resienta.

En el caso de las candidiasis recurrentes no se disponen de estudios concluyentes con una muestra significativa de personas que avalen el beneficio de los probióticos para prevenir este tipo de infección.

Cómo combatir las cándidas con la medicina alopática

La medicina convencional, también llamada medicina alopática, acostumbra a prescribir cremas y supositorios aplicados de forma tópica. La duración del tratamiento suele ser entre uno y siete días. El profesional de la salud correspondiente en farmacia o el médico será el encargado de establecer el periodo de tiempo más adecuado.

Los medicamentos que luchan contra la candidiasis pueden adquirirse sin receta, y son los que siguen a continuación: 

  • Cotrimazol 1%: entre 7 y 14 días.
  • Cotrimazol 2%: 3 días.
  • Miconazol 2%: 7 días.
  • Miconazol 4%: 3 días.
  • Miconazol 100 mg supositorio vaginal: 7 días
  • Miconazol 200 mg supositorio vaginal: 3 días.
  • Miconazol 400 mg supositorio vaginal: 1 día.

¿Cuándo es necesario derivar a un médico?

Aun siendo una patología leve, será necesario derivar la paciente al médico en el caso que se presenten los siguientes supuestos:

  • La paciente tiene cándidas por primera vez.
  • Está embarazada.
  • Está utilizando medicamentos de venta libre y todavía tiene síntomas.
  • Se ha tratado hace dos meses una candidiasis y vuelve a tener síntomas.
  • No está segura de si los síntomas se corresponden de verdad a una candidiasis.
  • Padece diabetes, VIH u otros problemas que debilitan el sistema inmune.
  • Sufre dolor severo o su vulva está muy hinchada o enrojecida.
  • Padece tres o más infecciones por hongos en menos de un año.

Curar la candidiasis con fitoterapia

La mejor manera de plantear un tratamiento fitoterápico contra la candidiasis será reforzando la inmunidad y eliminando los hongos.

Lapacho (Handroanthus impetiginosus)

El lapacho es un árbol perteneciente a la familia de las Bignoniáceas originario del centro y Sudamérica. Puede llegar hasta los 20 metros de alto y los 80 cm de diámetro. Es de hoja caduca, y sus particulares flores aparecen durante la primavera, entre agosto y septiembre, antes de que las hojas vuelvan a salir. Son hermafroditas y tubulares, de color entre rosa y violáceo y pueden llegar hasta los cuatro centímetros de longitud.

La parte de la planta que se utiliza con fines medicinales es la parte interna de la corteza, ya conocida desde épocas precolombinas para tratar todo tipo de molestias. Sus principios activos más abundantes son las naftoquinonas, dentro de las cuales se halla el lapachol, deoxilapachol, lapachenol, entre otras sustancias.

Desde la década de los 60, estudios in vitro han demostrado la efectividad de la droga en casos de candidiasis. Asimismo, otras investigaciones han demostrado que el efecto de la beta-lapachona frente a Candida albicans es mayor que la del ketoconazol.

Las personas que tomen anticoagulantes deben abstenerse de ingerirlo, ya que las naftoquinonas pueden incrementar sus efectos. Por otro lado, aquellos que lo utilicen deberán hacerlo hasta un mes y luego descansar dos semanas.

  • Posología: seguir el prospecto del extracto.

Ageratina (Ageratina pichinchensis)

La ageratina es una planta que proviene de México que se ha utilizado mucho en la medicina tradicional para tratar los hongos. Pertenece a la familia Asteraceae. Sus hojas tienen forma entre elíptica y triangular y los capítulos florales poseen entre 10 y 60 flores. Investigaciones científicas han determinado que la variedad bustamenta es la más eficaz contra C. albicans. La droga que se utiliza con estos fines es la parte aérea.

Sus dos principios activos más destacados son el taraxerol y la encecalina, ya que en el mismo estudio anterior se demostró que son los más activos contra este hongo.

Un estudio investigó sobre la eficacia y tolerabilidad de la ageratina en 34 mujeres con candidiasis vulvovaginal. A un grupo se les administraron óvulos vaginales con 100 mg de clotrimazol y al otro óvulos vaginales formulados a base de extracto estandarizado de la planta al 7% de encecalina obtenido con hexano-acetato.

La evaluación final del estudio, dos semanas después de la conclusión de la administración, el 86,6% de los pacientes del grupo control y el 81,2% de los tratados con el extracto tuvieron éxito terapéutico. Estos resultados brindan la posibilidad de añadir esta planta como una posible alternativa terapéutica de la candidiasis aplicada intravaginalmente, ya que no se advirtieron diferencias estadísticas respecto a las mujeres tratadas con clotrimazol.

Agracejo (Berberis vulgaris)

El agracejo es un arbusto espinoso de entre uno y dos metros de altura. En invierno pierde sus hojas, y las vuelve a recuperar en primavera. Brotan bajo las axilas de las espinas. Sus flores amarillentas se desarrollan en racimo durante el mes de mayo y junio y, más adelante, dan como fruto una baya de forma alargada que va del color rojo escarlata hasta el negro azulado.

Esta planta puede encontrarse en laderas y colinas del Pirineo, Jaca, Canfranc, Sant Joan de l’Erm o Berga. La parte que más se aprovecha con fines medicinales es la corteza y las raíces. Los activos que más destacan son los alcaloides, entre los que destaca la berberina. También cuenta con otros alcaloides isoquinolínicos, aporfinas, proaporfinas, entre otros.

La verberina es una sustancia muy conocida por sus efectos antiarrítmicos e hipolipemiantes. Además de estos, también cuenta con un poder antibacteriano, antifúngico y antiviral significativo, cosa que puede ser de mucha ayuda para candidiasis difíciles de eliminar. La forma ideal de hacerlo es con baños de asiento con infusión fría de raíces o corteza. En este caso, se prescindirá de la vía oral.

  • Posología: una cucharadita de café por taza que se dejará hervir tres minutos. 

Equinácea (Echinacea sp)

La equinácea es una planta perenne de la familia de las Asteráceas que puede llegar a medir hasta un metro y veinte centímetros. En Estados Unidos la especie más popular es la Echinacea angustifolia, mientras que en Europa es mucho más conocida la Echinacea purpurea. Las flores de ambas especies van del blanco rosado hasta el rosa intenso. 

Los componentes farmacológicos más importantes de la raíz de Echinacea purpurea son derivados del ácido cafeico, alquilamidas, polisacáridos y glicoproteínas.  muy conocida que se utiliza como inmunomodulador e inmunoestimulante contra patologías respiratorias,  pero también es útil a la hora de reforzar el organismo para combatir otro tipo de patologías. También es el caso de la candidiasis. 

Los extractos de equinácea han demostrado tanto en humanos como animales que estimulan la fagocitosis, inducen la producción de citoquinas, estimulan la proliferación linfocitaria, entre otros efectos. Se ha visto que todas estas acciones suceden a causa de la combinación de actividades entre los polisacáridos y las glucoproteínas, las alquilamidas y el ácido achicórico. 

En este caso, será más adecuado recomendar un extracto que también presente una actividad antifúngica.

Bibliografía

  • Pineda-Murillo, J., Uribarren-Berrueta, T. D. N. J., & Castañón-Olivares, L. R. (2017). Candidosis vaginal: Revisión de la literatura y situación de México y otros países latinoamericanos. Revista médica de Risaralda, 23(1), 38-44.
  • Shenoy, A., & Gottlieb, A. (2019). Probiotics for Oral and Vulvovaginal Candidiasis: A Review. Dermatologic Therapy, e12970. doi:10.1111/dth.12970
  • Candidosis vaginal – Síntomas y causas – Mayo Clinic. (2023, 11 enero). https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/yeast-infection/symptoms-causes/syc-20378999
  • Vaginal Candidiasis (Yeast Infection). (2021). Journal of Midwifery & Women’s Health, 66(6), 825-826. https://doi.org/10.1111/jmwh.13326
  • Alonso J. El lapacho. Revista de Fitoterapia 2000; 1 (2): 107-118.
  • Fitoterapia.net
  • Botanical-online
  • Risco, E. (s. f.). Un extracto de Ageratina pichinchensis muestra efectividad igual a la del clotrimazol en en pacientes con candidiasis vulvovaginal en un estudio piloto aleatorizado, doble ciego y controlado. https://www.fitoterapia.net/publicaciones/hemeroteca/extracto-iageratina-pichinchensisi-muestra-efectividad-1918.html
  • Quer, P. F. (2023). Plantas medicinales. Península.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio