Beneficios del jengibre, uno de los rizomas más famosos

El jengibre es un excelente antiinflamatorio.

El jengibre es una planta muy conocida alrededor del mundo tanto a nivel medicinal como culinario. Sus beneficios son de sobra conocidos, al igual que su característico sabor picante y un punto cítrico. Aún así, nunca está de más recordarlos por si es necesario ofrecer una alternativa natural que pueda solucionar.

Especie y orígenes del jengibre

El jengibre es una planta de la familia de las Zingiberaceae que proviene del continente asiático, más concretamente del territorio chino y la India, pero pronto su uso se extendió a todas partes del mundo. Del mismo modo, su cultivo también se ha popularizado en las diversas zonas tropicales del planeta. Para crecer, necesita vivir en un clima cálido que cuente con agua abundante y un suelo rico en nutrientes.

Puede llegar a medir casi dos metros de altura, con hojas alargadas de veinte centímetros de largo y hasta tres de ancho. Su inflorescencia tiene forma de racimo basal y su color puede variar dependiendo de la variedad.

Principios activos del jengibre

La variedad del jengibre denominada Zingiber officinale Roscoe es la que se utiliza tanto para fines medicinales como culinarios. La parte que se aprovecha es el rizoma desecado, ya sea entero o troceado. 

Entre todos sus principios activos, destaca la oleorresina (4-7%), dentro de la cual predominan el aceite esencial y las sustancias picantes. Dependiendo de la procedencia del jengibre y el sistema de extracción que se haya utilizado, su composición variará.

Sus fenilalcalonas no volátiles, también llamadas gingeroles y sogaoles, son las encargadas de su sabor picante. Cuando el gingerol del jengibre fresco se seca y se calienta, se transforma en el sogaol. Aquellos más importantes son el 6-gingerol y el 6-sogaol.

Puede llegar a contener hasta un 5% de aceite esencial respecto a la droga desecada, el cuál tiene en su mayoría hidrocarburos sesquiterpénicos(47-67%), dentro de los cuáles destacan los alfa-zingiberenos (17-37%), beta-sesquifelandrenos (5-18%), ar-curcumenos, farnesenos, beta-bisabolenos entre otros. También cuenta con aldehidos monoterpénicos como canfeno, linalol, neral y geranial; hidrocarburos y alcoholes. 

Para finalizar, la raíz de jengibre cuenta con un 60% aproximado de almidón, lípidos, entre los cuáles hay triglicéridos, lecitinas, ácidos grasos libres, y vitaminas, como la C.

Beneficios de la toma de jengibre para el organismo

El jengibre ofrece múltiples beneficios sobre todo a nivel digestivo. Tanto la EMA (Agencia Europea del Medicamento) como la ESCOP (Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia) aprueban su uso para este menester, pero hay más. La ciencia da buena cuenta de ello.

Es muy importante apuntar que, aunque se haya demostrado la efectividad del rizoma de jengibre para problemas diversos, es necesario que se realicen más investigaciones. Anh NH et al comentan en su revisión sobre los efectos del jengibre en la salud humana que sería necesario que los futuros ensayos contaran con un diseño sistemático, describieran con detalle el método de trabajo y tuvieran una participación suficiente, ya que muchos se practican en grupos muy pequeños. Descuidar los parámetros mencionados en consecuencia podría mermar la calidad de las investigaciones. 

Inhibe el vómito por viajes, embarazo o la quimioterapia 

Diversos estudios han demostrado las propiedades antieméticas del jengibre, cosa que lo hacen muy útil para evitar las náuseas y los vómitos del viajero debido a la cinetosis o movimiento del vehículo, embarazo o por la quimioterapia. Los gingeroles también son los responsables de este tipo de efecto, ya que se unen a los receptores 5-HT3 en un lugar distinto al de la serotonina.

Otras de las explicaciones que se han puesto sobre la mesa además de la anterior son la modulación del movimiento de musculatura lisa de los tubos del aparato digestivo y sus propiedades antiinflamatorias.

  • Dosis: a partir de seis años, de 0,5-2 g de polvo en una sola dosis 30 minutos antes de viajar.

Mejora la digestión y estimula los movimientos peristálticos

La toma de jengibre estimula la termogénesis del cuerpo, de manera que en el sistema digestivo se percibe una sensación de calor debido a la estimulación de los receptores termosensibles del estómago.

Los gingeroles y sogaoles se han relacionado con el aumento del peristaltismo de los intestinos y, en consecuencia, la mejora de su tono. La producción de saliva se incrementa, igual que la concentración de amilasa y mucina en la misma. 

Los investigadores atribuyen a dicho rizoma la capacidad de proteger al aparato digestivo de sufrir una úlcera gástrica a causa de la actividad inhibidora de la bomba de protones de los gingeroles. También las ocasionadas por H. pylori.

  • Dosis: para adultos y ancianos, 180 mg de polvo de jengibre 3 veces al día

Su actividad antiinflamatoria ayuda en el tratamiento de la artritis reumatoide

El extracto de jengibre es un recurso muy interesante para aquellas personas que padecen artritis reumatoide u osteoartritis, ya que inhibe la inducción de citocinas proinflamatorias que se encuentran en diversas células, como los sinoviocitos y condrocitos de los seres humanos. En un estudio realizado por Mozaffari-Khosravi et al. se observó que dicho efecto se dio tras tres meses de consumir 500 mg de jengibre en polvo.

En este caso, los gingeroles también son los responsables de su acción antiinflamatoria, ya que disminuyen la biosíntesis de prostaglandinas y leucotrienos.

Algunos estudios señalan que el jengibre también puede utilizarse como analgésico para la dismenorrea primaria, ya que su efecto es similar a medicamentos como el ácido mefenámico, el ibuprofeno y el sulfato de zinc.

Acción antitumoral

Estudios in vitro e in vivo han mostrado que el jengibre, en especial el componente [6]-gingerol, tiene propiedades antitumorales, antiproliferativas y antiinflamatorias mediante vías de señalización celular y mediadores. 

En cáncer de colon, los preparados de jengibre han demostrado un efecto antitumoral sobre las células cancerígenas, impidiendo su crecimiento, incrementando la síntesis del DNA y promoviendo la apoptosis.

Hoang Ahn et al. en su revisión analizaron sólo cuatro estudios de este tipo, pero declaran en su artículo que la calidad de los mismos es alta y que los resultados son alentadores. Terminan declarando que se necesita más investigación para reforzar la afirmación de que el jengibre puede ayudar a prevenir el cáncer colorrectal.

Precauciones y efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios que se han mostrado en los estudios clínicos son náuseas, dispepsia o eructos. En otros casos, dolor de cabeza y somnolencia. 

Pasarse de la dosis recomendada podría causar ardores de estómago.

Las mujeres embarazadas deben consumirlo con cuidado para tratar los vómitos. Para ello, siempre es mejor aconsejarle que pregunte a su médico. 

También se ha de evitar tomar jengibre si se está siguiendo un tratamiento con

  • Anticoagulantes como la warfarina o el Sintrom.
  • Anti-diabéticos.
  • Anti-hipertensivos.

Bibliografía

  • Anh NH, Kim SJ, Long NP, Min JE, Yoon YC, Lee EG, Kim M, Kim TJ, Yang YY, Son EY, Yoon SJ, Diem NC, Kim HM, Kwon SW. Ginger on Human Health: A Comprehensive Systematic Review of 109 Randomized Controlled Trials. Nutrients. 2020 Jan 6;12(1):157. doi: 10.3390/nu12010157. PMID: 31935866; PMCID: PMC7019938.
  • Nikkhah Bodagh M, Maleki I, Hekmatdoost A. Ginger in gastrointestinal disorders: A systematic review of clinical trials. Food Sci Nutr. 2018 Nov 5;7(1):96-108. doi: 10.1002/fsn3.807. PMID: 30680163; PMCID: PMC6341159.
  • Kuna, L., Jakab, J., Smolić, R., Raguz-Lucic, N., Včev, A., & Smolić, M. (2019d). Peptic Ulcer Disease: A Brief Review of Conventional Therapy and Herbal Treatment Options. Journal of Clinical Medicine, 8(2), 179. https://doi.org/10.3390/jcm8020179
  • Gallo, G. (s. f.). Jengibre (Zingiber officinale). http://www.inecol.mx/inecol/index.php/es/ct-menu-item-25/planta-del-mes/37-planta-del-mes/499-jengibre-zingiber-officinale
  • Botanical online
  • Fitoterapia.net
  • Herráiz, E. M. (2009). 14. Jengibre. Quaderns de la Fundació Dr. Antoni Esteve, 56-59.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio