“Lo que me interesaba era crear un producto diferenciador, por eso no estuve pendiente de la competencia”

Meritxell Martí es toda una personalidad dentro del mundo de la botica. Farmacéutica y divulgadora, ha publicado el libro Vivir Sano, Sentirse Bien, cuenta con un blog de salud en ¡Hola! y desde 2018 su producto Unique Pink Collagen arrasa en el mercado. En este entrevista Meritxell nos explica su trayectoria profesional, su relación con la fitoterapia y sus inquietudes a la hora de crear su marca.  

Primero de todo, me gustaría preguntarte sobre tu carrera profesional.

Yo empecé en el año 1990 abriendo mi propia farmacia justo después de terminar la carrera. Vendíamos medicamentos, complementos alimenticios y cosméticos enfocados en el antiaging, un mundo en el que estoy muy ligada.  

En ese momento tuvo que ser muy novedoso, imagino que no estarían tan en auge como ahora…

Sobre el año 92 había muy poca cosa que se pudiera conseguir en España porque el tema de los complementos alimenticios estaba muy menguado. Y ya no solo a nivel de complementos, sino también algunas terapias hormonales, como por ejemplo la melatonina.

Traer aquí este tipo de productos de Estados Unidos y de otros países fue lo que me empujó hacía la suplementación.

¿Y del antiaging?

Sobre el año 94 empecé a colaborar con las mejores clínicas de España que empezaban a despuntar. Era un tema muy puntero y que nadie hacía. Al principio había tres o cuatro, luego hubo un boom

Cuando una persona hace un tratamiento antiaging, hay una suplementación que seguir y ahí es donde entramos nosotros.

También eres muy conocida por tus artículos. ¿Cómo empezaste a divulgar?

Yo tuve la primera página web de farmacia en español. Fue en el 98, cuando la gente ni pensaba en Internet. Tener web e importar productos de Estados Unidos me dio mucha popularidad. Esto me dio la oportunidad de dar entrevistas importantes, reportajes en Vogue, un reportaje en Harper ‘s Bazaar, colaborar con artículos…

¿Y en ¡Hola!?

El tema de ¡Hola! se dió porque yo me acerqué a ellos aun teniendo mi página. En esa época, los blogs comenzaban a despuntar. Tendrían unos cien, pero el mio empezó a interesar porque hablaba de situaciones más cotidianas, sobre lo que la gente pregunta en la farmacia. Esto lo hizo destacar, y lo convirtió en el más visto de España. Casi ha alcanzado el millón de visitas mensuales.

Además de todo esto, también has publicado un libro: Vivir Sano, Sentirse Bien: Los mejores y nuevos consejos de mi blog.

Sí, y tuvo muchas reediciones. Entonces, no había tantos farmacéuticos que escribieran libros como ahora. Eso provocó que saliéramos en revistas, periódicos etc. Tampoco recuerdo la cantidad de entrevistas que hice. En los inicios, estás cortado, luego ya te acostumbras. 

Una cosa poco a poco va llevando a otra… 

Exacto. En el año 98 abrimos la web. No era una página de ventas, sino informativa. Había newsletter, blog, artículos… Ahí es cuando me di cuenta de que podría aumentar la audiencia si establecía sinergias, y sí, una cosa llevó a la otra.

¿Qué puede aportar la fitoterapia o los productos naturales en contraste con los medicamentos alopáticos? 

Creo que la fitoterapia es una alternativa genial no solo por los activos como tal, que son fantásticos y no los podemos desechar, sino también porque mucha medicina alopática sale justamente del mundo vegetal. Personalmente soy muy fan de la fitoterapia y de la aromaterapia. Además, ambas medicinas se pueden compenetrar. Una persona polimedicada, por ejemplo, quizás necesita buscar un extra que sea asumible y que se parezca a la alimentación diaria. Al final, lo que quieres es cuidarte, no poner cosas extrañas en tu cuerpo.

Los productos naturales muchas veces son suplementos alimenticios, pero no siempre todos sus derivados son vegetales.

Cuando hablamos de suplementos, muchas veces hemos de incluir a los productos naturales derivados de las plantas, aunque también es cierto que hay moléculas que no podemos encontrar en los vegetales, como por ejemplo el colágeno. Aún así, existen muchas alternativas. 

A mí, lo que me interesa es la parte activa de las plantas. Cuando creé Unique, buscaba hacer una cosa que estuviera alineada con la sostenibilidad y la naturaleza.

Hace un tiempo que el concepto de belleza se está enfocando hacia la salud. Se habla de la belleza natural, y se rechazan aquellos retoques estéticos que se vean artificiales.

Una belleza artificial es fea. Hay gente a la que le gusta, pero se ve extraña. Lo que de verdad se busca es que las cosas se vean normales. Todo depende de la persona y del concepto que deseé, pero sí, hay una tendencia a lo natural. Tampoco digo que lo químico sea malo. Una silicona, por ejemplo, te puede ayudar si tienes la piel muy seca.

No hemos de cerrar los ojos y decir que los ingredientes químicos son malos. En todo caso, se ha de tener la mente abierta.

Quizás me he ido muy al extremo, pero tampoco quería decir eso…

No, pero ya me parece bien lo que comentabas de que hay una tendencia a lo natural. Incluso cuando alguien va a hacerse un retoque estético de labios o botox, la persona desea que se vea natural, uno mismo ya lo está diciendo.

He escuchado mucho, aunque no sé si es cierto, que las chicas jóvenes se hacen retoques estéticos cada vez más pronto. No sé si mucha gente joven habrá acudido a tu farmacia a preguntarte cosas de este tipo...

Eso tiene que ver con la búsqueda contínua de la perfección, y los estándares ahora mismo son los de la belleza robótica. Por otro lado, la gente busca esas pieles japonesas tan perfectas, pero uno ha de saber con qué lo va a conseguir. Yo creo que no hay que pasarse.

¿Cómo ves el tema de los prejuicios hacia la medicina o la estética natural?

Uno de ellos sería, por ejemplo, que no es eficaz. En la legislación tenemos la clave: un fármaco debe pasar por distintos estudios clínicos hasta que se comercializa y debe tener registrado una dosis-efecto. Así como un paracetamol será igual en todas partes, un extracto de manzanilla variará dependiendo del productor, fabricante… Ahí está el quid de la cuestión.

Quizás esto también pasa, porque uno no sabe bien cuándo utilizar cada cosa…

Claro. El uso del paracetamol está muy pautado, cosa que no pasa tanto con los productos naturales, ya que su utilización proviene de la cultura de nuestros ancestros. Lo que sí que veo muy importante es que estos complementos herbáceos, esta medicina natural, comience a estar en manos de los profesionales. Con este término me refiero también a nutricionistas o herboristas que llevan toda la vida trabajando en ello.

Personalmente, lo que a mí me horroriza es el estado de las plantas o mezclas herbáceas que se encuentran en algunas ferias o paradas ambulantes. Uno desconoce cómo las plantas han estado manipuladas, e incluso a veces ni sabe qué llevan realmente dichos remedios vegetales. En mi opinión, creo que esto hace daño a este sector. 

Cómo saber si prescribir un medicamento alopático o un producto natural para un problema determinado? 

Lo que siempre se ha de hacer  primero es hablar con el paciente para ver si está receptivo a que le prescriban fitoterapia. Ahora, los jóvenes son los que están cada vez más abiertos a este tipo de productos, pero también se ha de tener en cuenta lo que hablábamos de la perfección.

Si por ejemplo acude a la farmacia una persona con un grano, quizás preferirá un principio activo químico que se lo quite rápido en lugar de uno natural… Al final, lo importante es contar con un profesional que pregunte y prescriba de forma correcta.

¿Cuáles son los ingredientes naturales que hoy en día están más de moda o se utilizan más? 

Depende de lo que estés buscando. El triptófano que sale de la Griffonia simplicifolia es muy demandado; la miel de manuka, una sustancia procesada por las abejas que actúa muy bien en el sistema digestivo… Siempre ha habido tendencias porque el productor ha ofrecido mucha información a la prensa y a los periodistas les ha parecido interesante, pero las cosas de siempre se mantendrán, como la manzanilla, que va muy bien para los espasmos digestivos.

¿Y en otros países? 

La manteca de karité está muy en boga porque hay marcas que se han dado cuenta de que es muy eficaz, ¡y mira que lleva toda la vida! Todo tipo de aceites; en Australia las semillas de comino negro, en Canadá el CBD porque son los que empezaron con ello, aunque ahora está en todas partes, los extractos de Yuzu en la cosmética japonesa…

Tengo curiosidad por Estados Unidos, que parece que sea el referente para todo…

EEUU tiende mucho a lo cuqui, los colores pastel, los químicos… El bakuchiol está en todas partes, por ponerte un ejemplo. Si yo buscara un producto natural, me enfocaría más en Japón. Hasta ahora, la mujer japonesa buscaba el filtro solar, pero en este tema ha habido un giro importante.

Cambiando de tema y volviendo hacia ti, ¿cómo nació Unique Pink Collagen?

Viendo que había productos muy diferentes en todas partes pero ninguno que tuviese lo que yo quería para tomármelo, lo formulé. Tenía muy claro el concepto, busqué un fabricante y le insistí para que se hiciera exactamente como tenía pensado.

¿Cuál era tu objetivo?

Mi objetivo era que el colágeno se notara rápido, y para ello añadimos una selección de plantas basadas en la medicina ayurvédica que actúan sobre el sistema digestivo. De esta forma, el intestino se limpia de toxinas, los gases disminuyen, las digestiones mejoran… 

Con solo tomarlo ya se nota, porque lleva jengibre, cúrcuma, hinojo, regaliz, etc. Todas estas plantas van a actuar sobre el sistema digestivo directamente y, en consecuencia, la piel va a estar mucho mejor.

También añadimos muchos carotenos, como la astaxantina, que mejora el tono de la piel, y la deja más sonrosada. Este efecto se nota antes que la activación de fibroblastos, de manera que el consumidor ve resultados muy pronto y, en consecuencia, acaba creyendo en el producto.

¿Y cómo es posible que, tal y como me comentabas antes, tuvieras que ser tozuda a la hora de hacer un producto que es tuyo?

Yo creé la fórmula y, además, tenía el concepto muy claro. El fabricante te aconseja y te propone en función de lo que fabrica. El que yo contacté hacía viales, pero yo tenía muy claro que no quería un vial bebible por el embalaje de plástico y unidosis. Yo buscaba algo maleable que se adaptara a las necesidades del consumidor. El tarro, además, es de cristal reciclado. Por este motivo insistí: no quise salirme de la línea.

¿Tenías la intención de estar en muchas farmacias, siendo un producto concebido para consumirlo tú?

Al principio, lanzamos unos lotes muy pequeños porque mi idea era vender a la farmacia. Dije, “ya iremos haciendo poco a poco”. Ahora seguimos haciendo lotes pequeños que se ajusten a la demanda. No haremos miles aunque salga más barato. Definitivamente, yo me fijo más en que el producto sea bueno que en la economía.

Imagino que si solo te centras en crecer económicamente es fácil perder el norte…

Cuando ves crecer mucho a tu marca, esto puede pasar. Por eso, aunque sí que conozco las últimas tendencias, intento no mirar mucho lo que hacen los fabricantes. 

Claro, pero muchas veces te aconsejan que estudies a la competencia si quieres lanzar un negocio…

Sí, pero debes tener claro lo que quieres hacer. ¿Es algo parecido a lo que hacen ellos o es totalmente diferente? Yo quizás soy más fantasiosa, deseaba salir de lo familiar. Lo que me interesaba era crear un producto diferenciador, por eso no estuve pendiente de la competencia.

En este caso, no me extrañaría nada que te hayan salido imitadores. De todos modos, muchas veces he oído decir que las personas originales son las que siempre van por delante.

También te puede ir mal, que canibalicen tu trabajo y que se vaya a la porra. Por otro lado, si no te subes al carro de las tendencias a lo mejor lo pierdes. Yo por ejemplo he introducido el colágeno y los suplementos nutricionales en algunas farmacias que no creían en él, y ahora estas mismas han cambiado el chip. Esto puede pasar, pero el mundo es muy grande.

¿Hasta qué punto uno se puede defender en una situación así?

Puedes defenderte hasta un punto a nivel económico, dar más margen comercial, explicando la diferencia… al final estás en las manos de la persona que te lo va a vender.

¿Estás trabajando en alguna novedad?

Sí, voy a lanzar un producto nuevo. Será muy especial, una evolución del Pink, peró no un Pink Plus. Será un producto muy chulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio